La sustancia de la que están hechos los sueños no se ve, y la mujer siempre sugiere más de lo que su apariencia evidencia:

La riqueza del fondo inmaterial femenino sólo se puede soñar con poliedros de energía.